Velocidad y conducción

24/02/2017
La velocidad es considerada comúnmente como uno de los factores más determinantes en los accidentes con víctimas. En más de uno de cada tres accidentes, hay una velocidad inadecuada, lo que hace que el número de muertos aumente el 50%.

La relación entre la velocidad y la inseguridad de la circulación tiene varios aspectos a tener en cuenta:

  • Con el aumento de velocidad aumenta la distancia recorrida por un vehículo mientras su conductor reacciona ante cualquier información relacionada con su tarea de conducir, como por ejemplo, la percepción de un obstaculo y la decisión de esquivarlo o frenar.
  • Con el aumento de la velocidad disminuyen las posibilidades de recuperación del control de un vehículo.
  • Cuanto mayor sea la velocidad de aproximación a una curva mayor es la inseguridad potencial de ésta.
  • En una intersección, la posibilidad de maniobras evasivas de urgencia son mayores si la velocidad es menor.
  • La gravedad de un accidente, aumenta con la velocidad con que se produce el impacto del vehículo contra un obstáculo fijo o móvil, o con el suelo en caso de vuelco. Las primeras consecuencias mortales aparecen a partir de una velocidad final de unos 25 km/h para los ocupantes de un vehículo no provistos de cinturón de seguridad y los peatones, y de unos 40 km/h para los ocupantes provistos de cinturón de seguridad; la probabilidad de muerte alcanza un 50% a unos 50-55 km/h para el primer grupo, y a 65 km/h para el segundo. Un choque a 120/h equivale a una caída vertical de 54 metros.

La velocidad engaña, ya que en la percepción de la misma influyen muchas circunstancias: el vehículo, la hora del día, los factores climatológicos y la vía por la que se circula.

 

Factores que afectan a la velocidad

 

El comportamiento del conductor

 

El conductor es el que decide sobre la velocidad que lleva el vehículo. Esta decisión está influida por diversos factores, ambientales, características de la vía y del vehículo; pero también, y sobre todo, por la personalidad, la actitud, y los motivos del conductor. Así sabemos que:

  • En general, los conductores jóvenes conducen más deprisa que la media.
  • Los conductores que llevan pasajeros circulan más despacio que los que conducen solos, sobre todo si son jóvenes.
  • Los conductores que realizan un desplazamiento largo tienden a conducir más deprisa que los que lo efectúan corto.
  • Algunos estudios sugieren que la velocidad depende en gran manera de la familiaridad del conductor con la carretera.

 

Las características de la autovía

 

Atasco

La mayoría de los estudios han demostrado que la velocidad aumenta con la calidad de ésta, tanto en lo relativo al trazado como a la regularidad superficial de su pavimento y al ruido que perciben.

El factor que más limita la velocidad es la curvatura en planta, por la sensación de aceleración centrífuga no compensada por el peralte que provoca en el conductor. Sin embargo, una merma de la visibilidad no suele provocar una disminución de la velocidad, los conductores asumen más riesgo.

Las características del vehículo.

El tipo y las características del vehículo influyen en la velocidad, pero no demasiado, a no ser que se combinen con otros factores relacionados con el trazado, especialmente en alzado.

Las condiciones meteorológicas.

La niebla reduce la visibilidad disponible en términos inciertos, y provoca unas reducciones de la velocidad a veces excesivas.

La lluvia reduce el rozamiento disponible entre el neumático y el pavimento, necesitándose una mayor distancia para detenerse.

 

Situaciones más peligrosas

 

Según determinados estudios el riesgo de sufrir un accidente cuando se toma una curva a una velocidad incorrecta se triplica. La configuración del terreno, la nocturnidad, el humo la vegetación y deslumbramientos, unidos todos ellos a una velocidad excesiva incrementa en cerca de un 150% el riego de sufrir un accidente.

 

Distancia de detención

 

Si convertimos los kilómetros por hora a metros por segundo, tendremos una idea aproximada de la distancia que recorre un coche en un segundo, que es el tiempo aproximado que transcurre desde que el cerebro percibe un peligro, envía una orden al pie, y éste empieza a pisar el pedal del freno. Este tramo, se denomina distancia de reacción, y depende de la rapidez de reflejos del conductor y de la velocidad a la que circula.

La distancia de frenado supone el espacio en el que debe detenerse el vehículo, y éste depende de la velocidad a la que se circula, el tipo de calzada, las condiciones de adherencia del suelo, el estado de los frenos del vehículo, amortiguadores... La suma de la distancia de reacción y de la distancia de frenado es lo que se denomina distancia de detención.

 

La velocidad y la gravedad de los accidentes

 

La gran mayoría de los estudios realizados sugieren que la velovidad inadecuada infieren directamente en la accidentalidad y en la gravedad de los daños. La proporción de accidentes mortales es 1,6 veces superior cuando hay una velocidad inadecuada.

 

Algunos consejos sobre la velocidad:

 

  • Si circula de noche con luz de cruce no rebase los 90 km/h.
  • Con lluvia de intensidad media reduzca su velocidad de 10 a 20 km/h.
  • En curva, si circula con luz de cruce, reduzca en un 10% la velocidad señalada; si llueve un 30%, y si existe peligro de hielo un 60%.
  • No es aconsejable circular por carreteras heladas, pero si no tiene más remedio que hacerlo reduzca su velocidad en un 60%.

Esperamos que el atrículo os haya sido de utilidad para realizar una conducción segura.

Responsable Técnico ITV SGS Coslada

 

¡TU SEGURIDAD NOS MUEVE!

 

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver

Todo lo que sabemos de coches y motos, es por tí

Por eso compartimos contigo ideas y consejos en nuestro perfil de Twitter, Facebook y Blog

Facebook Twitter Blog
Inicio - Términos legales - Contacto
Top